inicio


fundación

edificio

museo

exposiciones temporales

PIONERAS: ALUMNAS Y PROFESORAS DEL REAL COLEGIO E INSTITUTO DE CABRA

contacto

blog patrimonio educativo

actualidad

cronología

localización

enlaces

V JORNADAS DE INSTITUTOS HISTÓRICOS ESPAÑOLES

ARCHIVO HISTÓRICO AGUILAR Y ESLAVA

BIBLIOTECA HISTÓRICA AGUILAR Y ESLAVA




actualidad

09.12.09

Beatriz Miranda Verdú, Alumna Benemérita 2009

En el acto académico celebrado el pasado día 4 de diciembre, conmemorativo del Día de la Purísima, la Fundación Aguilar y Eslava entregaba en el Patio de Cristales del histórico edificio de Aguilar y Eslava, las distinciones de Alumno y Alumna Beneméritos, así como Colegial de Honor.

Como Alumna Benemérita fue distinguida la jueza egabrense Dña. Beatriz Miranda Verdú, cuya presentación estuvo a cargo del patrono-contador de la Fundación, Antonio Ramón Jiménez Montes. Éstas fueron sus palabras:

Sra. Alcaldesa, Sr. Presidente de la Fundación, Sr. Director del Instituto, Colegial de Honor: Fundación Termens; Alumno y Alumna Beneméritos, Claustro de profesores, Miembros del Patronato, Alumnos y Alumnas, Señoras, Señores
Buenas noches.

Como miembro del Patronato de la Fundación Aguilar y Eslava, es un honor para mí, que se me haya encargado realizar esta Laudatio de nuestra Alumna Benemérita 2009, la Jueza Dña. Beatriz Miranda Verdú.

Permítanme que comparta con ustedes algunas reflexiones, lo más objetivas posibles, para intentar justificar las razones
por las que el Patronato de la Fundación decidió conceder esta Beca a nuestra destacada alumna. Quisiera en primer lugar indicar que uso con toda propiedad un término, jueza, que hace algunos años sonaría extraño y si me apuran, pudiera pensarse que era poco afortunado. Hoy nos suena normal y eso supone un avance importante en la terminología de nuestro vocabulario y en el del mundo del Derecho, sobre el que descansa a fin de cuentas el peso de la Ley.
Pienso que son hombres y mujeres que merecen el más alto respeto y admiración por estar dedicados en cuerpo y alma a una de las tareas más delicadas de la actividad humana, ardua y compleja: impartir la justicia, pilar fundamental de nuestro ordenamiento constitucional, marco jurídico de primera magnitud.

Los jueces y juezas son personas que están adornadas de virtudes como la integridad y la independencia de su Ministerio, para que se ganen el respeto y la confianza de la ciudadanía. Así debemos destacar que el ideal de una jueza o juez justos, es que sean laboriosos, con independencia de criterio, humanos, prudentes, serenos, imparciales y cuidadosos en la interpretación de la ley. Han de estar consagrados al estudio del derecho y ser diligentes en el empeño de descubrir los hechos esenciales de cada controversia.

La jueza y el juez han de tener siempre presente que su único empeño debe ser el impartir justicia de conformidad con el derecho aplicable, con absoluta ecuanimidad y sin preocuparle el reconocimiento que pueda darse a su labor, o la crítica injusta. Estos criterios, que posiblemente puedan ser compartidos por la mayoría de los miembros de tan importante ministerio en un Estado de Derecho y también por los ciudadanos, destacan especialmente en las personas que reciben esta noche, el reconocimiento de nuestra centenaria Institución, en vísperas de la celebración de dos fechas significadas como son el día de la Constitución y el de la Purísima.

Una de ellas es Beatriz Miranda Verdú. Nacida en Cabra, realizó sus primeros estudios en el Colegio de las RRMM Escolapias de Cabra, donde destacaba como una alumna “lúcida, con una capacidad de crítica por encima de lo normal para su edad” en palabras de una de sus maestras de entonces, Cristina Godoy. Formaba parte de un curso que fue de gran nivel y aún así, destacaba entre sus compañeras.

Realizó los estudios de Bachillerato en nuestro Instituto Aguilar y Eslava. También en su paso por estos centenarios muros, dejó estela y destacó con la brillantez de una alumna que obtenía las mejores calificaciones y donde forjó algunos de los rasgos de su personalidad que no destaco ahora y que dejaré para mostrarles al final de esta “laudatio”.
Tras pasar las pruebas de Selectividad, en octubre de 1995 comenzó a estudiar, siguiendo así la estela de su padre, la licenciatura en Derecho en la Facultad de Granada, licenciándose en el año 2.000 y obteniendo en el quinto curso, matrícula de honor en todas las asignaturas.

En Septiembre de ese mismo año 2.000 comenzó a preparar la oposición a Judicatura con el Magistrado el Ilmo. Sr. don Francisco de Paula Sánchez Zamorano, que hoy también reconocemos como Alumno Benemérito, culminando este proyecto en junio de 2.003 a la edad de 26 años.

Tras un año en la Escuela Judicial en Barcelona y otro de prácticas en los juzgados de Córdoba, pasó un breve período en los juzgados de Segovia, en el que tomó posesión el 7 de noviembre de 2005, junto a otras once juezas que juraron su cargo en Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), en Burgos, como Juez adjunta.

El 6 de marzo de 2.006 tomó posesión como Juez Titular en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Almendralejo (Badajoz), ejerciendo las funciones de Juez Decana. El BOE nº 126 de 25 de mayo de 2009 publicó una Orden de 19 de mayo de 2009, tras el concurso resuelto por Acuerdo de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial: Uno.– Doña Beatriz Miranda Verdú, Jueza que sirve en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º 2 de Almendralejo (Badajoz), pasará a desempeñar la plaza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º 1 de Castuera (Badajoz), con competencia en materia de Violencia sobre la Mujer.

Desde el 12 de junio de 2009, ejerce este cargo.Hace apenas unas semanas, el 28 de noviembre de 2009, el Periódico de Extremadura publicaba la noticia en la que se informaba que la Junta Electoral del Tribunal Superior de Justicia (TSJEx) proclamó los cinco candidatos electos (pertenecientes a la Unión de Jueces de Extremadura) de la sala de gobierno de esta institución. Entre ellos se encuentra Beatriz Miranda Verdú.

Como podemos observar, se trata de una brillante carrera, en la que una mujer joven se va incorporando por méritos propios a la carrera judicial. No dudo que seguirá avanzando en ella, sirva quizá una referencia que, aunque pueda ser una casualidad, nos aventure a pensar en los altos cargos que le esperan. El que ahora es presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, D. Carlos Dívar, ejerció de Juez en Castuela. Actual destino de nuestra Alumna Benemérita.

Quisiera también destacar algunos rasgos de su persona. Para ello me permito, con la venía de sus Señorías, dar lectura textual, a unas líneas que he pedido a un amigo común y que hago mías en toda su extensión:

BEATRIZ MIRANDA VERDU. Es amiga. Ya no es poco.El destino hizo que nos conociéramos precisamente en los muros de este edificio, que hoy alberga el acto de entrega de esta beca.

Beatriz es una chica normal. Me explico. Quizá un expediente brillante la ha traído hoy aquí, pero esto no tiene que engañarnos. Se trata de una persona de lo más normal. No es un bicho raro. Esta reflexión perogrullesca también puede ayudar a estudiantes de hoy a llegar a ser un mañana lo que se propongan y no tener miedo a llegar a las más altas cotas porque los consideren bichos raros.

Volvamos a Beatriz. Ha sido siempre una amiga, una mujer responsable, trabajadora, seria, con firmes convicciones, honrada y honesta. Seguramente huelga decirlo tratándose de una jueza, pero es que ella en realidad lo es.
Durante sus años de instituto siempre se ha caracterizado por ser una persona inquieta, para nada conformista y sumamente activa. Sus principales inquietudes eran culturales y musicales. Ha sido una gran admiradora de la música anglosajona y los cantautores españoles, y sobre todo una gran apasionada de la lectura.

Estas características fueron creciendo con ella a medida que ella lo hacía, tanto personal como académicamente, durante sus años de Universidad en Granada. Buenos años también, verdad? No faltaba de nada, hubo momentos de todo tipo, buenos, malos y regulares.

He pasado con ella, y en su casa muy buenos momentos, escuchándola y teniéndola como confesora. Gracias amiga.
Ha dejado y conservado amigos y amigas en todos los sitios por donde ha pasado, que no han sido pocos. Buena amiga, buena hermana y buena hija, bueno, con sus cosillas, pero así somos todo el mundo.

Mi más sincera enhorabuena a ti, a Alfonso, a Fina, Paco, Elena y Maria. Y a Senda también.

Enhorabuena de corazón, disfruta del momento, sigue así y ojala que podamos seguir compartiendo tantos buenos momentos. Un beso enorme.

Alejandro García Rosal


Como ha escrito en una reciente crónica una periodista malagueña:

”Los tiempos de toga que definían a los miembros de la judicatura como tipos duros e infalibles, dados a ocultar sus emociones bajo minúsculas lentes de concha, han pasado a mejor vida. Las nuevas generaciones han desempolvado esos vetustos estereotipos para darles un adiós definitivo. Así se desprende de los últimos datos difundidos por el Consejo del Poder Judicial. En el último año, de las 135 plazas que se han repartido por los juzgados de España, 35 han sido ocupadas por hombres y 100 por mujeres.

Entre ese centenar de juezas que cuerpean el sector, se encuentra Beatriz Miranda Verdú, magistrada de Violencia de Género y Jueza de Castuera, guardiana de la Justicia, bajo cuyas sentencias se condena a los que utilizan la agresión como carta de presentación contra las mujeres. Y así, une dos condiciones valiosas, ser mujer y jueza, a los ojos de alguien que acaba de propinarle una solemne paliza a su pareja. Los asuntos de Violencia de Genero son tremendos.

Estoy convencido que como buena soñadora, pero como mujer de convicciones, ella siempre lucha por sus creencias y no se le caen prendas cuando reconoce que es una de las juezas que participó en una de las recientes huelgas para reivindicar la modernización de la Administración.

Así pues, considerados y expuestos todos estos hechos y otros muchos que sería prolijo relatar ahora, el Patronato de la Fundación Aguilar y Eslava tiene el honor de distinguir como Alumna Benemérita a nuestra Jueza, la Ilma. Sra. Dña. Beatriz Miranda Verdú. Enhorabuena.

aviso legal  |  política de privacidad  |  contacto
Fundación Aguilar y Eslava © 2009 :::