inicio


fundación

edificio

museo

exposiciones temporales

PIONERAS: ALUMNAS Y PROFESORAS DEL REAL COLEGIO E INSTITUTO DE CABRA

actualidad

cronología

localización

enlaces

V JORNADAS DE INSTITUTOS HISTÓRICOS ESPAÑOLES

ARCHIVO HISTÓRICO AGUILAR Y ESLAVA

BIBLIOTECA HISTÓRICA AGUILAR Y ESLAVA




actualidad

12.04.21

Una figura por descubrir: Luis de Aguilar y Eslava

Luis de Aguilar y Eslava (1610-1679) sigue siendo una figura de la cual poseemos escasa información en torno a su persona. Os dejamos algunas reflexiones sobre nuestro fundador, en un trabajo de Francisco J. Ramírez Expósito, alumno de la UCO, que realiza tareas de investigación en nuestro archivo histórico.

Conocemos que fue presbítero y comisario del Santo Oficio, además de ser el encargado de fundar un Colegio de Estudios Mayores.

Tal y como aparecía en su testamento, el colegio recibiría el nombre de Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción de la Virgen María nuestra Señora (1). En el testamento exigía que fuera un colegio donde se impartieran Artes y Teología. Este colegio estaba destinado para aquellos niños que no poseían grandes riquezas, pero sí tenían grandes capacidades. Estableció que el colegio debía de tener doce colegiales que fueran pobres, sabios en gramática y era necesario que se realizase oposición para optar al puesto. Un conjunto de normas que Luis de Aguilar y Eslava dejó patentes en su testamento para que la creación de dicho colegio fuese una realidad.

Además, recalcaba que el colegio estuviese formado por tres superintendentes y un patrono. El primer patrono sería Luís Gómez de Madrid, alférez mayor de Cabra. Por otro lado, conocemos que los tres superintendentes que se nombraron fueron: Luis de Aguilar y Aranda (sobrino del fundador, hijo de su hermana Leonor Micaela de Aguilar y Eslava), Jacinto Alcántara Segura y Fray Juan Cabo de Martos.

Resulta llamativo que en el testamento donde redacta todos los cimientos para la construcción del colegio, no aparezca nada en cuanto a la limpieza de sangre de los futuros alumnos. Solo se exigía que fueran naturales de Cabra, pobres y sabios en gramática. Esto implica que se genere una gran duda en torno a la confesionalidad del fundador, Luis de Aguilar y Eslava. Lo que si conocemos es que Diego de Aguilar y Eslava, hijo de Gonzalo de Aguilar y Eslava, no fue admitido en el Colegio Mayor de Santa María Jesús de Sevilla. El motivo de su no admisión, fue el resultado de que las informaciones de la limpieza de sangre no fueron favorables y, por lo tanto, no fue aceptado (2).

A día de hoy, entre toda la documentación que he podido consultar, no aparece la limpieza de sangre del fundador. Esto hace que las incógnitas aumenten, puesto que lo más razonable hubiese sido que Diego de Aguilar y Eslava hubiese reclamado que se revisase de nuevo su limpieza de sangre, pero eso no sucedió.

De la misma forma que es difícil comprender que Luis de Aguilar y Eslava, siendo comisario del Santo Oficio, no tenga limpieza de sangre. Esta falta de documentación lleva a presuponer un más que posible origen judeoconverso del fundador.

Cuando hablamos sobre judeoconversos hablamos de una minoría que fue perseguida durante buena parte de la Edad Moderna. Este movimiento comienza con la crisis de guerras del siglo XIV que provocan la caída del sistema feudal, con el nacimiento del protestantismo y el humanismo se produce un impresionante aumento de la mortalidad. En este contexto los judíos se vieron muy perjudicados, las juderías fueron destruidas y saqueadas y los judíos asesinados entre 1391 y las primeras décadas del siglo XV. En el 1391 tiene lugar el gran pogromo que comienza en Sevilla y se extiende por toda la península (3).

Estos movimientos desencadenarían una conversión masiva de judíos al cristianismo por la fuerza. Este hecho será fundamental para comprender la Historia de los judeoconversos en España. El problema es la herejía y no la etnia, es por ello por lo que se instaura la Inquisición en España y los Reyes Católicos deciden expulsar a los judíos. El antisemitismo popular que había caracterizado a Occidente durante toda la Edad Media rebrota en la Edad Moderna en forma de los estatutos de limpieza de sangre. Los estatutos de limpieza de sangre eran un instrumento de discriminación legal, no ya hacia los herejes, sino hacia los que tienen sangre judía. Esto provocará que las referencias a los judeoconversos perduren hasta el siglo XVIII. El objetivo de los estatutos de limpieza de sangre era impedir el acceso de los conversos a las instituciones y a los honores y expulsarlos si estuviesen ahí. En la actualidad y gracias al trabajo de grandes historiadores, como es el caso de Enrique Soria Mesa, conocemos que estos judeoconversos se encontraban en lo más alto de la pirámide social, ocultando su procedencia religiosa.

Sea como fuere, hasta el momento no se ha logrado enlazar con exactitud el origen hebreo con el fundador Don Luis de Aguilar y Eslava. Aun así, viendo los hechos que han transcurrido tras su muerte y centrándonos en el rechazo de admisión de su sobrino Diego de Aguilar y Eslava, nos permite continuar la investigación acerca de su biografía y de quién sabe si un más que posible origen judeoconverso.


(1) AFAYE, nº 387, Leg. 1, f. 32.
(2) ZEJALBO MARTÍN, JOAQUÍN, "La familia Aguilar y Eslava", La Opinión, 2749-2750 (1972), pp. 7-10.
(3) DOMÍNGUEZ ORTIZ, ANTONIO, Los judeoconversos en España y América, Madrid, Istmo, 1971, pp. 16-17.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 IGO License

aviso legal  |  política de privacidad  |  contacto
Fundación Aguilar y Eslava © 2009 :::