inicio


fundación

edificio

museo

exposiciones temporales

contacto

blog patrimonio educativo

GEOPARQUE SIERRAS SUBBÉTICAS

COLECCIONES DE MOLUSCOS

actualidad

cronología

galería

localización

enlaces

V JORNADAS DE INSTITUTOS HISTÓRICOS ESPAÑOLES

OBRA DESTACADA - pieza del trimestre




actualidad

15.06.18

Muere Vicente Rafael Moreno López ex-presidente de la Fundación Aguilar y Eslava

D. Vicente Rafael Moreno Lopez, fallecía el pasado 1 de junio a la edad de 86 años. Como presidente de la Fundación Aguilar y Eslava entre 1991 y 1999, realizó una importantísima labor que marcó los pasos para que luego pudieran llevarse a cabo proyectos que él ansiaba poder conseguir. Actuó de manera eficaz tras la etapa de Manuel Mora Mazorriaga y dio los pasos necesarios para consolidar jurídicamente la institución, tras el cierre y liquidación del antiguo Real Colegio, para permitir que se recondujera a una fundación moderna, adaptada a la nueva normativa de finales del siglo XX .

Su compromiso con la ciudad siempre estuvo marcado por la pertenencia al Centro Filarmónico Egabrense - también a la Banda de Música - y a la Música en general, una de sus grandes pasiones a la que dedicó grandes etapas de su vida y que siempre sintió como algo consustancial a su persona. Como docente, todas las personas que han formado parte de su alumnado, destacan la gran dedicación con la que desarrolló su labor, tanto en el Instituto Aguilar y Eslava como en los muchos años en los que fue profesor del Instituto de F.P. Felipe Solís, con el que también se mantuvo vinculado incluso después de su jubilación. Las enseñanzas de su "maestro" Francisco Molina Benítez, fueron siempre una de las constantes que él mismo señalaba como valores aprendidos y que supo transmitir en su vida como profesor.

En política sirvió a Cabra desde distintas responsabilidades como concejal de Cultura primero y luego siendo uno de los cinco concejales del Centro Democrático y Social de Suárez en la corporación salida de las elecciones de junio de 1987, quizá uno de los ayuntamientos con más grupos políticos presentes en el pleno en toda la etapa de la Democracia desde 1979.

Otra de sus grandes dedicaciones estuvo en el mundo de las cofradías. Su testimonio cristiano y parroquial se vio claramente puesto de manifiesto en su paso por las hermandades del Silencio y la Humildad y Paciencia, de las que fue hermano mayor y a las que siempre se sintió cercano como cofrade. Su labor y servicio le llevaron también a formar parte también de la Agrupación de Cofradías. Fue componente de la adoración nocturna y también fue uno de los miembros de la junta de la Real Archicofradía de la Virgen de la Sierra, coordinando, entre otras muchas tareas, las publicaciones previas a uno de los acontecimientos más señalados de la historia de nuestra Patrona, como fue la Coronación Pontificia. Solía decir que, "indiscutiblemente" (como apostillaba en algunas de sus afirmaciones), este había sido no solo uno de los mayores hitos en su vida cofrade sino, junto a su familia, lo más importante que podía reconocer a lo largo de su existencia.

Fue pregonero de la Semana Santa y de otras muchas romerías, fiestas y también formó parte de las personas que desde el Centro Filarmónico o desde la Archicofradía de la Patrona, pregonaron las Fiestas de Septiembre de nuestra ciudad.

En el año 2015 Vicente Rafael fue nombrado académico correspondiente de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba, lo que supuso un notable reconocimiento a su intensa trayectoria cultural, personal y profesional.

Supo ceder el testigo de la Fundación Aguilar y Eslava en el momento adecuado para que Salvador Guzmán Moral se hiciera cargo de tan antigua institución evitando, no sin grandes complicaciones que tuvo que salvar, que la Fundación se perdiera. Luego siguió siempre de cerca las actividades del patronato y vivió como propios muchos de los logros que la Fundación ha ido desarrollando. No pudo estar en la inauguración del Oratorio de la Purísima, como le habría gustado pues había seguido todos los pasos desde su inicio, sabiendo que era una de las grandes aspiraciones que compartió con la junta de patronos y como antiguo presidente de tan señera institución.

Si tuviéramos que seguir relatando algunas de las muchas actividades en las que participó, estas líneas se harían interminables pues fueron numerosas las publicaciones, libros, entrevistas, conferencias y un largo etcétera en las que, junto a las reseñadas, participó nuestro buen amigo Vicente Rafael.

De entre todas ellas destacó siempre su vocación de servicio a Cabra y a cuántas instituciones le tuvieron como colaborador incansable. Su fidelidad y constancia fueron otras de las virtudes que adornaron su manera de ser, siempre tranquilo, paciente, dialogante y templado. No le faltó nunca la serenidad que transmitía, visible desde su manera de hablar, propias de un buen hombre de profundas convicciones e impregnado de un humanismo cristiano que supo transmitir a cuántos tuvimos la dicha de conocerlo y recibir de él muchas de sus enseñanzas.

Recordamos con especial afecto sus consejos, recibidos desde la humildad y la bondad que le caracterizaron y que siempre estuvieron encaminadas a mejorar y a colaborar desde su gran experiencia y sabiduría. Todas estas y otras muchas, fueron características de su personalidad, firme y cercana, que le hicieron granjearse y gozar de buenos amistades a las que trató con sincera y afectuosa cercanía.

aviso legal  |  política de privacidad  |  contacto
Fundación Aguilar y Eslava © 2009 :::