inicio


fundación

edificio

museo

exposiciones temporales

contacto

blog patrimonio educativo

GEOPARQUE SIERRAS SUBBÉTICAS

COLECCIONES DE MOLUSCOS

actualidad

cronología

galería

localización

enlaces

V JORNADAS DE INSTITUTOS HISTÓRICOS ESPAÑOLES

OBRA DESTACADA - pieza del trimestre




actualidad

27.12.17

En estos días entrañables, desde la Fundación Aguilar y Eslava les deseamos Feliz Navidad...

Y para ello recuperamos esta estampa que forma parte de la Colección de Grabados del Museo Aguilar y Eslava. La "Sagrada Familia del Roble", es aguafuerte y buril sobre papel, realizado por León Bueno (dibujante) y Girolamo Carattoni (grabador), entre los años 1791 y 1793, sobre un cuadro de Giulio Romano, pintor que finalizó un óleo sobre tabla de Rafael Sanzio fechado entre 1518 y 1520, que se conserva en el Museo del Prado. La estampa forma parte de la serie de la Compañía para el grabado de los cuadros de los Reales Palacios, que posteriormente editó la Real Calcografía Nacional (1791-1800).



Uno de los grandes objetivos de la España ilustrada de la segunda mitad del siglo XVIII, fue la reproducción, a través de estampas, de las pinturas de las colecciones reales. Los primeros proyectos estuvieron protagonizados por Francisco de Goya, quien reprodujo algunas pinturas de Velázquez en 1778, o por Juan Barcelón y Nicolás Barsanti, que reprodujeron Los trabajos de Hérculespintados al fresco por Luca Giordano entre 1777 y 1785.

En 1789, Carlos IV autorizó la creación de la Compañía para el grabado de los cuadros de los Reales Palacios con el objetivo de dar a conocer la riqueza de las colecciones reales y equiparase a otros países europeos. Esta empresa privada contó con la protección real y estaba formada por diversos socios procedentes de la nobleza madrileña, como el duque de Osuna y José Nicolás de Azara, quienes contactaron con grabadores franceses e italianos para llevar a cabo esta labor. En estos primeros momentos, la dirección artística estuvo a cargo de Manuel Salvador Carmona y de Francisco Bayeu, para el grabado y el dibujo, respectivamente. Según el Plan de la subscripción á la coleccion..., las estampas se publicaron por entregas de seis ejemplares, a partir de febrero de 1794. El precio a los suscriptores fue de 288 reales cada entrega, y a los no suscriptores, de 360 reales.

Las escasas ventas y el aumento de los gastos hicieron que la situación económica de la Compañía fuese empeorando, siendo necesario un incremento de la ayuda privada. La mala calidad de los dibujos y la temática religiosa que predominaba en la colección, tal y como argumentó Azara, así como las carencias en el aspecto formal -la ausencia de orden, clasificación, o los tamaños dispares-, dificultaron que las estampas pudieran encuadernarse o que fueran empleadas en la decoración de gabinetes, lo cual llevó a la ruina a este proyecto, que duró escasos diez años. En 1800 se le propuso al rey que la Real Calcografía sufragara los gastos, y en 1812 se depositaron en la Imprenta Real las láminas y enseres varios. Finalmente, en 1818, las láminas ingresaron en dicha institución.

De un total de 95 dibujos preparatorios encargados para la colección se grabaron 74 láminas de cobre. De estas, 50 ingresaron en Calcografía: las 24 que ya había publicado la Compañía, y 26 más. Los 24 restantes, que habían sido grabadas, no fueron entregados por los grabadores a la Compañía.

aviso legal  |  política de privacidad  |  contacto
Fundación Aguilar y Eslava © 2009 :::